jueves, 29 de enero de 2009

nieve sobre Davos

La cumbre económica mundial de los "grandes estrategas " está teniendo lugar en Davos, un lugar de cumbres nevadas y frías, reflejo ahora mismo el mundo financiero. En esa ciudad, Thomas Mann sitúo su novela "La montaña mágica".
Grandes empresarios y dirigentes de todo el mundo se reunen a partir de este miércoles en la localidad alpina suiza de Davos para una nueva edición del Foro Económico Mundial, en un contexto de crisis mundial que le ha robado el aire de complacencia a la cita. La avalancha de malos datos económicos de los últimos meses ha convertido la 39º edición del Foro de Davos en una de las cumbres más sombrías de cuantas se hayan celebrado en la estación alpina.

Según los consultores de PricewaterhouseCooper (PwC) presentes en Davos, la confianza entre el más de un millar de empresarios presentes en la estación suiza "ha caído en picado". "La rapidez y la intensidad de la recesión ha golpeado de lleno en las mentes de los presidentes (de multinacionales), generando una crisis global de confianza", comentó el presidente de PwC, Samuel DiPiazza.

El gran tema de la cumbre será el "rediseño del mundo de la postcrisis", según el fundador del evento, Klaus Schwab, quien añadió que la crisis puso de manifiesto la necesidad de una reforma de las instituciones y de los sistemas financieros. La crisis "es una llamada para recordarnos la necesidad de ajustar nuestros valores a las necesidades de un mundo que espera un mayor grado de responsabilidad", dijo.

Éstos dirigentes que nos han llevado hacía el abismo- no sólo no se sienten culpables, sino que piden ayuda- que les saquemos las castañas de fuego-, pero "ninguno garantiza que los planes de estímulo vaya a funcionar"- "no funcionó en la gran depresión de los años 30" recordó Rupert Murdoch".
Además como cualquier adolescente (que viene de adolecer) después de estrellar el coche quieren que papá les resuelva el problema. Y añaden :"una vez solucionada la emergencia nos deberán devolver las llaves".
Verde y en botella. Mañana hablaremos del Foro Alternativo, que sí tiene algo bueno que aportar.
La tempestad de nieve y la congelación económica no podía haberse "celebrado" en un escenario mejor que el de Davos. Paradigma hoy de otras épocas, en que no había plazas y se pagaban alrededor de 60.000 euros, por estar cerca de los grandes de la economía mundial. Por cierto ni Zp ni Solbes asisten.
(Fotografía de Walter Martín&Paloma Muñoz)

2 comentarios:

Necronomicón.net dijo...

¿Para qué sirven éste tipo de foros?. Yo creo que cada vez sirven para menos cosas. ¿avergonzarse “ellos”?, ¿Por permitir comisiones millonarias?, ¿Por acudir a Güiasinton a pedir ayudas millonarias en sus jets privados?. Mientras no nos culpen a los curritos por cobrar menos de 1000 pavos debemos estarles agradecidos. Y sí, sería más lúdico e interesante si compartiesen unas rondas de chupitos, pero no; prefieren tomar solos, en privado (en palanca). Así están las cosas. Muy malitas.
Si, adolecen de vergüenza. Y me rio de lo de “los nuevos órdenes”.
Saludos.

marcela dijo...

Gracias necronomicón, tienes razón no sirven absolutamente para nada. van y vienen y por el camino se entretienen. Los telediarios les siguen, los periódicos les siguen, y la buena gente- cree que están haciendo "grandes esfuerzos". De todas las formas me gusta hablar de lo que la gente cree "serio", para que el que quiera se apunte a despeñarlos por las blancas laderas de Davos.
Bueno y son peores los que hablan de solidaridad, porque en ocasiones cuelan.