domingo, 25 de enero de 2009

placer orgásmico

No sé si se acuerdan del primer gran escándalo financiero, que inauguró la catarsis del gran robo de la banca, y que continua..rá. Wittgenstein el gran filósofo, decía que las novelas de serie negra, a las que era gran aficionado contenían más sabiduría que las revistas de pensamiento. No voy a ser tan necia y pretenciosa, de confirmar a un intelectual de ese nivel, pero tengo que decir por experiencia propia, que he aprendido más sobre economía, política, derecho y demás cloacas, en las novelas negras, que en dos universidades de mucho pago.
Jérôme Kerviel es el hombre que se dice protagonizó el mayor fraude de la historia antes de dar el pistoletazo de salida a otros que sucedieron a partir de ese momento y que cada vez se demuestran más importantes. En enero de 2008, causó la pérdida de 4900 millones de euros debido a actividades fraudulentas. uno de los bancos más prestigiosos de Francia (el segundo en importancia) y en donde protagoniza el desajuste financiero más grande de la historia que hizo temblar los mercados en todos los continentes. El ex -operador Jérôme Kerviel, acusado por el banco francés Société Générale de haberle causado pérdidas de casi 5.000 millones de euros, declaró ayer ante los magistrados. Y aunque no quiso realizar ninguna declaración a los medios antes de la vista, el diario Le Parisien publicó un testimonio muy personal del bróker sobre cómo sacudió las cuentas del banco galo un año después de que su caso saliese a la luz.
Y como no podía ser de otra forma, la entrevista, recogida por The Independent, vino acompañada de polémica. Las reveladoras aportaciones de Kerviel son, de acuerdo con el antiguo operador, extractos de una conversación privada que se han sacado de contexto porque en ningún momento concedió una entrevista formal al rotativo.
Sin embargo, uno de sus abogados explicó que la entrevista sí es auténtica, y que el enfado del trader se debe a que fue publicada el mismo día de su comparecencia en los tribunales y sin que hubiese dado su consentimiento.
Y es que Kerviel, cuyo cometido en la entidad gala era cubrir futuros en los índices de los mercados europeos, explica que las "astronómicas" operaciones que ejecutaba le producían un "placer orgásmico", afirmación que poco podría jugar a su favor en un juicio.
En el 2000, sus jefes le consideraban "una máquina de hacer dinero", ya que normalmente tenía éxito con sus arriesgadas inversiones.
Con tantos alicientes, era difícil que no se viese embargado por sus triunfos. De hecho, el trader asegura que "perdió toda conexión con la realidad" y que su mayor -y prácticamente único- conato de remordimiento se produjo el día de los atentados en Londres, en julio de 2005. En dicha fecha, Kerviel ganó 500.000 euros en pocos segundos, pero cuando se dio cuenta de que "se estaba divirtiendo" a costa de explosiones que habían causado heridos "corrió al baño y vomitó".
Creo, que ha llegado el momento, de que todos experimentemos ciertos placeres orgásmicos. Y que los gobiernos dejen de dar “gatillazos”.
Hubo un momento en la historia reciente en el que se eliminó el sentimiento de culpa.
Polvos que trajeron lodos. (Obra de M. Cattelan)

4 comentarios:

pilar mandl dijo...

¿Y qué vas a hacer con tanto conocimiento?

marcela dijo...

Volverme tonta.
Me estás sobrevalorando. Pero cómo estoy necesitada te lo agradezco.

pilar mandl dijo...

ja, ja,...
¿Quieres tener un cortocircuito por exceso de información?

marcela dijo...

Entre pensar y no hacer nada..Prefiero pensar sin hacer
trabajos "útiles". Terminaré como vaca con cencerro