viernes, 2 de enero de 2009

demagogia

Algunos que se dicen comisarios del arte, jueces y árbitros del talento, confiscadores de lo real, están empeñados en instrumentalizar la teoría. Bucean solemnes en cicatrices ajenas, y ponen la ironía al servicio del que les paga.Trabajan con un caos ordenado, para hacer el mundo según un criterio "radical chic" que sirve para blanquear conciencias.
Acordaros de Marcel Duchamp cuando lleguéis tarde al cuarto de baño y encontréis la puerta cerrada. Y si no os parece lo suficientemente idiota la postura del "curator comprometido", lo mejor es que opositéis a cínicos.
Yo defiendo el arte contemporáneo...hasta cierto punto. Decidme ¿habrá alguna mesa redonda con los inmigrantes hipotecados?. Demagógica me llaman.

1 comentario:

pilarmandl dijo...

Muy bueno el blog!!! ¡Enhorabuena! deberían hacerte un hueco en la radio.
¿...o ya estás?
Te seguiré...

Pilar