lunes, 7 de septiembre de 2009

mafalda soy yo



Mafalda ya tiene su estatua sentada en un banco en el parque de San Telmo de Buenos Aires, como no podía ser de otra manera pues su personaje creado por Quino "simboliza lo mejor del espíritu de muchos jóvenes, que no se resignan a acatar el orden establecido y pretenden modificarlo y enriquecerlo con sus propias ideas. Mafalda hizo reflexionar muchas veces a sus lectores sobre la validez de los hábitos, creencias, prejuicios y lugares comunes, ayudando de este modo a construir una sociedad mejor".

Mafalda además pertenece por derecho propio y por votación de varios intelectuales a instancia del diario Clarín a "Las diez mujeres argentinas más destacadas del siglo XX", o algo así. Había nombres cantados e incuestionables, como los de Eva Perón, Victoria Ocampo o Niní Marshall. Mafalda es más real que muchas otras mujeres humanas.
Nunca quise ser ni me identifiqué con Madame Bovary,- una mujer que se labra su propia desgracia, por su ambición- siempre quise ser Mafalda.
Y sé que le he imitado y copiado, sin llegarle a la suela de sus zapatones y sin poseer su cabezón.



4 comentarios:

Le Druide dijo...

Preciosa entrada "Marcelalda"....jejejje

Un abrazo

marcela dijo...

Gracias Le Druide, me gusta cómo me
llamas.
Por cierto estás, en zona vikinga...?

Espérame en Siberia dijo...

Justo hace unas semanas me enteré de aquella escultura a Mafalda y me dio mucho gusto. Además sé que está fuera de la casa donde creció Quino, ¿verdad? Qué encanto.

Lo curioso es que, sin deberla ni temerla, de niña yo me parecía mucho a ella. En el peinado y los ojos. Y crecí viendo la caricatura en video, pues mis papás coleccionaban todas las historietas, jajaja. No sé, es un personaje que, sin duda, se queda en el corazón de uno.

Muchos besos.

pilar mandl dijo...

Sí, es verdad. ¡Eres tú! tengo todo Mafalda, los 5 años, los 10, los libros sueltos... fui al cine a ver la peli (pero perdía bastante) he utilizado muchas veces sus frases y he recordado otras tantas sus viñetas... en fin... que ahora sé por qué me caes tan bien :-)
¡Qué guapa está en el banco con su padre!