jueves, 26 de febrero de 2009

ocupación del espacio

Está tan ocupado el espacio del vivir por lo político y los políticos, que la presión va a llegar a producir el efecto de Arquímedes. Y flotando y empujándolos hacia arriba, vamos a tener que desplazarlos en pateras a islotes lejanos, para que no puedan hablar de temas para los que no se encuentran debidamente preparados.
Todos hablan, y no dicen nada, porque su única preparación ha sido el discurso mitinero, no la lectura que sirve para desarrollar el pensamiento. ¿Han visto una foto de cualquier político leyendo un libro, en su tiempo de ocio?. No, les verán en todo caso sacándose una foto en la Feria del Libro.

....el político cuya vocación única es la política, sugiere Breitbach, es alguien carente de la menor curiosidad intelectual
y, por extensión, moral. El zote carece de conciencia, por resumir. Como carece de conciencia, también carece de empatía, de tal modo que el sufrimiento físico infligido a otros o la mentira descarada y sostenida en el tiempo son otros de los atributos que adornan a este bruto sin nobleza, coceador y mezquino, y no obstante apesebrado.
En la infancia fue un niño con dificultades para vencer las resistencias del entorno (un poco como todos), pero a diferencia del común
se hizo un gran observador de las flaquezas humanas y de los deseos de los demás, hasta desarrollar una inteligencia práctica que le permitía manipular individuos y situaciones, de los que obtenía su predominio. El universo no era más que un espejo en que este sujeto veía las diferentes caras de su interés.
(*)Del blog de Alejandro Gándara
La obra es de Anish Kapoor, añado ésta ocupación de belleza, como metáfora de espacios mentales. El libro que dice esas cosas tan acertadas es:'El informe sobre Bruno' (Alba, traducción de Isabel Hernández) de Joseph Breitbach (Coblenza, 1903).



1 comentario:

pilar mandl dijo...

¡¡Ha sido un verdadero placer hablar contigo!!
Un beso.