lunes, 16 de mayo de 2011

sacar la cabeza del agua


Hace dos años visité Islandia, país que cubrió todas mis expectativas. Todo lo que se diga de la naturaleza en esa isla es poco. Parece una película de alta tensión, vas por la carretera y aparcas el coche, andas dos minutos y aparecen como por arte de magia unas cataratas increíbles, o un volcán al que puedes asomarte sin subir a ninguna montaña, o un geyser que salta sin parar para que puedas hacer la foto. Por no hablar de la cantidad de colores, texturas y luces que no puedes ni imaginar.

Acababan de tener los problema financieros y la moneda se había devaluado, un buen motivo y momento para ir, aún cuando seguía siendo carísimo. Pero la verdad es que si cobrasen entrada por cada maravilla que encuentras recuperarían el PIB.

Islandia es una excepción, una singularidad; una rareza. Y no solo por dejar quebrar sus bancos y perseguir a sus banqueros. La isla es un paisaje lunar con apenas 320.000 habitantes a medio camino entre Europa, EE UU y el círculo polar, con un clima y una geografía extremos, con una de las tradiciones democráticas más antiguas de Europa y, fin de los tópicos, con una gente de indomable carácter y una forma de ser y hacer de lo más peculiar. Con músicos como Börjk o Sigûr Ross. Gente que sabe lo que quiere y está dispuesta a conseguirlo.

Islandia parece el lugar adecuado para que sucedan cosas improbables: según las estadísticas, más de la mitad de los islandeses creen en los elfos.Incluso hay un parque natural dedicado aellos. En el avión de vuelta entendí mejor la publicidad del aeropuerto, sobre todo porque las fuentes consultadas descartan que, si finalmente hay condena a los banqueros, el Gobierno islandés vaya a conceder un solo indulto. Esto es Islandia: paraíso sobrenatural. ¡Vaya si lo es! Incluso debía ser imitado por todos los demás países.
Cosas que hay en Islandia: el tiburón putrefacto es uno de los platos típicos de Islandia, tiene una noche inacabable (no solo por las horas de oscuridad), además tuvo una de las pocas primeras ministras del mundo (Johana Sigurdardottir, abiertamente lesbiana y amante de una de las ministras) y un museo de penes (y esto no es una errata).

La lista de rarezas es inacabable: es más fácil entrevistar al presidente de Islandia que al alcalde de Reikiavik Jon Gnarr, célebre por pactar solo con quienes hayan visto las cuatro temporadas de The Wire ! No digáis que no es total !

Con la crisis, las singularidades han alcanzado incluso al siempre aburrido sector financiero: en Londres han llegado a aplicarle métodos antiterroristas. Y es que no quieren los ciudadanos hacerse cargo de los problemas en los que se metieron sus bancos. Ese es quizá el mayor atractivo de la respuesta islandesa: la parlamentaria y ex magistrada francesa Eva Joly (a quien se encargó el inicio de la investigación sobre la banca) asegura que lo más llamativo de Islandia es que en un país "que se consideraba a sí mismo un milagro neoliberal, y donde se había perdido gradualmente todo interés por la política, ahora la gente quiere tener su destino en sus propias manos".
"Eso sí: la fe en los políticos y los banqueros tardará en volver, pero que mucho, mucho, tiempo" Se lo han ganado con creces, sólo les faltaba el asunto de Dominique-Strauss-Kahn pillado no tan presuntamente al parecer, como quieren hacer ver sus coleguis. Ya hubo dos acusaciones anteriores.Veremos en que acaba.

En España perdidas todas las esperanzas y asumiendo aquello de que los políticos representan lo que somos -cosa que no creo- estamos en una especie de espiral melancólica que nos ha vuelto autoinmunes.

...Aquí todavía no hemos aprendido a prescindir de nuestros políticos, todos ellos de un moralismo episcopal, es decir, farisaico. El periodismo nacional prefiere llenar páginas, horas y pantallas con las trivialidades que les dicta cada oficina de propaganda, antes que intentar informar de algo, de manera que los futbolistas y los políticos, junto con las hembras del fornicio, son lo que más abunda en nuestra vida cotidiana. Hemos de aprender a borrarlos de nuestra existencia. (Félix de Azúa)

Lamentablemente, mucho de nuestras existencias dependen de ese sindicato-político-incompetente, así que primero resolvemos lo de la ley electoral y luego nos dedicamos a nuestros asuntos.
En mi caso el arte, que es lo que de verdad me gusta. Mientras, pierdo el tiempo perpetrando post idiotas y creyendo a pies juntillas aquello que decía Lenin «La ética es la estética del porvenir»


Inspired by Iceland Video from Inspired By Iceland on Vimeo.
Y la estética tiene que ver con Islandia, que así se promociona.

8 comentarios:

Blue dijo...

Entre lo que cuentas y el entusiasmo que se ve en ese vídeo, dan ganas de escapar.
¿Espiral melancólica?, me parece muy optimista. Ni eso.
:-(
Besos, Marcela.

mariajesusparadela dijo...

Precioso y diferente. Sí que dan ganas de ir.

India dijo...

Pues yo solo quiero sumergirme en Islandia jijiiiji que tiene que hacer un frío que pela, pero no importa...
Curioso... escribí la palabra melancólica en un mail hace muy poquito y la borré antes de darle a "enviar"... y no había leido esto de por aquí...
Achuchones!!!

emmagunst dijo...

Me encantó ese video!!! y es intrigante esa tierra, dan muchas mas ganas de ir, sé que iré algún día!!!

cuidadincuidadin dijo...

Hola,
Qué bueno lo que dejas por aquí en esta fabulosa página.

Gracias

Abrazos

( esta maravilla que tienes hay que enlazarla ).

Cheli dijo...

Que increible parece,no?
Veremos que sucede por aca, ojala que realmente se salga de la "espiral".
Besos.

Frankie dijo...

Que vídeo más guapo. Y seguro que están así de alegres por haberse librado de banqueros y políticos, jaja. Ojalá les vaya bien, como ejemplo.

Besos.

pilar mandl dijo...

:-) Es TOTAL. (He visto las 4 temporadas)

¡Buenísima foto!
Has tenido suerte con el volcán...
Cargadas las pilas a tope...

Un beso
P.D. ¿Pero hay alguien que no crea en los elfos?