lunes, 1 de marzo de 2010

soy procrastinadora

Resulta que tengo una tendencia cada día más acusada a posponer todas las cosas importantes y dedicarme a éste tema del blog, o cualquier otro que se me ocurra: cocinar, montar el plato en plan Adriá, hacerle la foto para acabado el proceso pasar de comerlo. Y me empieza a preocupar, más que nada por la sensación de tenista sin partidos que estoy logrando entre mis conocidos " yo quiero jugar pero tengo tendinitis", "es que ir hasta Acapulco, para estar en la previa, pues como que no". Así me explico, sólo que no juego al tenis.

Llevada por varios descubrimientos médicos que he encontrado en éstos últimos tiempos, ahora me doy de bruces con otro: procrastinación. !Resulta que está diagnosticado y tiene nombre!. Y lo tengo. Porque yo, todo lo que sea nuevo lo pillo.

La procrastinación (del latín: pro, adelante, y crastinus, referente al futuro) o posposición, es la acción o hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes y agradables.

Se trata de un trastorno del comportamiento que tiene su raíz en la asociación de la acción a realizar con el cambio, el dolor o la incomodidad (estrés). Éste puede ser psicológico (en la forma de ansiedad o frustración), físico (como el que se experimenta durante actos que requieren trabajo fuerte o ejercicio vigoroso) o intelectual.

El término se aplica comúnmente al sentido de ansiedad generado ante una tarea pendiente de concluir. El acto que se pospone puede ser percibido como abrumador, desafiante, inquietante, peligroso, difícil, tedioso o aburrido, es decir, estresante, por lo cual se autojustifica posponerlo a un futuro sine die idealizado, en que lo importante es supeditado a lo urgente.

También puede ser un síntoma de algún trastorno psicológico, como depresión o TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad).

No doy a basto al aprendizaje tan necesario en la Universidad de Google y la Wikipedia.

Estoy verdaderamente emocionada, ya soy cómo nuestro Presidente, sustituyo lo importante por lo accesorio. No entiendo, cómo he criticado tanto a éste colega en una disfunción que compartimos.

Los blogs, es ese lugar dónde una encuentra justificación para no hacer lo que debe hacer y quedarse convencida de que ha hecho algo. Humo, todo es humo.

Como muy bien dice Casciari " no me cuesta sospechar a una madre cubana, o dominicana, diciéndole así al vago de su hijo:

—¡Pero no sea usted bloguero, hijo mío, levántese y vaya a trabajar!

(pintada)

6 comentarios:

David dijo...

Al ritmo que actualizas tus TRES!! blogs, yo diría que de procrastinadora tienes más bien poco.. Yo me acercaría más, me parece.
Ya decía yo que estaba tardando en aparecer alguna referencia política en este post... ¿me habré equivocado y estaré en los otros blogs de Marcela?...pero llegando al final me he dado cuenta de que no era así(je,je)... Un abrazo.

TSI-NA-PAH dijo...

Don't Worry! Todos hemos sido procrastinación en algun momento.
¡Que levante la mano, quien no!
ves, no hay nadie.
un abrazo

Blue dijo...

Me has dejado preocupada,ja,ja. Tengo varios de esos síndromes.La única diferencia es que no pospongo otras actividades porque me estresen; es más bien al revés, a pesar de que el blog me estresa lo antepongo a otras actividades que no. Esto debe ser todavía peor (esta patología puede que no tenga nombre).

Besos, Marcela...¡lo que me he reído!

elintimistasecreto dijo...

Se dice que en las consultas de los psiquiatras han empezado a verse pacientes con una nueva enfermedad. Se llama "Procrastinación Marceliana" y consiste en el irrefrenable impulso de leer los post de "la idiota internacional", o páginas similares de la misma autora, postergando otras actividades o situaciones que deben atenderse.

evasiete dijo...

Hola Marcela
Yo no conocía el verbo procrastinar y Sakura me ilustró al respecto. Lo vi clarísimo, ese era el sentido de mi vida!
El blog ya para que contar, aumenta mi dispersión y procrastino que da gusto. Por eso cuando la torre de pendientes llega al techo, tengo que irme unos días fuera de él.
Un beso

marcela dijo...

Todos sois unos procastinadores...Mamma mía,
!con qué gente me junto!Claro que ya hace años decidí no estar cerca de nadie que tuviese por norma "hacer hoy lo que pudiera dejar para mañana"
Os abrazo.