martes, 26 de febrero de 2013

elogio del hombre inútil


No preocuparos, que no voy a hablar de quién estáis pensado. Rajoy es un hombre útil, para los que están a su alrededor colocados y para la oposición, porque sin él no existirían, lo mismo que es útil para Bárcenas, Mato y otros prohombres, que se lo llevan con total impunidad.

Después de esta pequeña disgresión voy a hablaros de lo que me interesa: el hombre inútil. Ese ser que nunca se pregunta ¿para qué sirve eso? y porque todo lo bello es inútil, son los que se dan el lujo de preferir cosas hermosas, ideas profundas a otros artefactos superfluos e incluso dañinos como las armas, las agencia de calificación, y los debates parlamentarios.

¿hay alguna necesidad de saber, que hay innumerables algoritmos, que han servido para que los mercados especulen con el trigo o los alimentos básicos? ¿necesitamos bancos que no prestan y nos piden prestado? ¿son necesarios los conocimientos sobre otras galaxias, cuándo no sabemos casi nada acerca de en la que nos desenvolvemos? ¿es el universo masa o tiempo? Bueno, esta última pregunta me la acabo de inventar.

Todo lo que puede ser objeto de beneficio es útil. Ayer Warren Buffet compró la salsa de ketchup "Heinz" por 28.000 millones de dólares -la cifra la he contrastado- y me pregunto ¿tanta utilidad tiene el tomate?

Si alguien comprara un observatorio astronómico iría pronto a la quiebra, con lo que mostraría al gran público que hay objetos sagrados fuera de los templos. Entre esos objetos figuran la ciencia básica, las humanidades y las artes. Estas  son sagradas porque son patrimonio de la humanidad y porque quien intenta sacar utilidad inmediata de ellas las ensucia y se ensucia, y por suerte se arruina.

Venía esta pequeña reflexión a que todavía hay quienes preguntan ¿para que sirve la filosofía? la filosofía es inútil y al buen arte también. Pero sobre todo es inútil al que disfruta haciéndolo  y no debemos exigir a todo que tenga una utilidad. Basta que sean buenas, basta que nos ayuden a gozar de la vida. Al fin y al cabo, la búsqueda y el goce de lo inútil distinguen al ser humano de sus parientes de otras especies. No exijamos que todo lo que hagamos tenga una utilidad inmediata.
Y la filosofía, la literatura, y la poesía no siven porque no son siervas, sino señoras.
Los romanos propusieron la palabra negocio para la negación del ocio. Y del ocio han salido los mejores pensamientos y también todas las grandes rebeldias. 

Y para acabar quiero contaros que así como Pessoa, consideraba que solo es posible ser anarquista, siendo banquero (El banquero anarquista), hay en la familia Botín un hombre inútil hermano del útil, que abandonó Bankinter para navegar por el mundo y leer a los clásicos. Pues bien, hoy me enterado que ha escrito en un libro titulado "Elogio de lo inútil"
El hermano de Emilio Botín, es coautor de un libro titulado 'Apología de lo inútil' . En él explica cómo utilidad y valor no van unidos, y añade que en la antigüedad, lo propio de los hombres libres no era atender a la subsistencia ni dedicarse a la producción de cosas útiles, "para eso estaban los esclavos". Lo cual me parece una indirecta familiar.
Primun vivere deinde philosophare, no va con él. Porque vive bien y por eso puede, en su ocio filosofar navegando.
En todas las familias hay ovejas blancas, sin que por ello signifique que no lleven por debajo, piel de lobo.

11 comentarios:

Genín dijo...

No se porqué me acordé del negro de Ana Rosa Quintana cuando leía lo que escribías sobre el Botín escritor...
Por lo demás me has dejado con una sonrisa de felicidad por el disfrute que me has regalado con el arte de tu entrada, por eso y por mucho mas...
Besos y salud

marcela dijo...

Genín muchas gracias, si he conseguido una sonrisa de felicidad es más de lo que podía esperar con la entrada. Lo de Jaime Botín parece ser que sabe escribir. Un abrazo y salud.

Frankie dijo...

La rentabilidad, Marcela, la rentabilidad. That is the cuestion. La cultura amplia siempre se ha valorado en sí misma por el mero placer de poseerla, pero en ello había cierta trampa. En efecto, se suponía que quien disfrutaba de la lectura y el arte es porque podía permitírselo. Porque tenía tiempo y dinero y se podía abstraer en los placeres del espíritu, sin tener que volcar sus energías en las sordideces cotidianas.

Ahora se aprecia de manera abusiva el que sepas ganar dinero con lo que sabes, porque el placer inmaterial y contemplativo se considera propio de diletantes. Qué paradoja. Justo ahora que hay más licenciados cultos y en paro que nunca en la historia.

Besos ocupados, Marce.

India dijo...

Para mí son útiles porque apaciguan mi inutilidad, calman el sentimiento de vivir hasta morir, sin más...
Achuchones

marcela dijo...

Frankie, la rentabilidad es muy grande en el disfrute de lo que te gusta. Por otra cosa todas las cosas buenas son inútiles: el arte, la filosofía, el amor, un abrazo, una puesta de sol e incluso un plato de huevos fritos con tomate. Bueno, esto último es útil siempre.
Lo inútil puede ser de lo más útil, por lo menos para mi, así ha sido y será.
Besos inútiles.

marcela dijo...

India, eso es lo que propongo hacer de lo inútil el fundamenteo de nuestraas vias. Por cierto léete a Pessoa y su banquero anarquista.
Un abrazo con achuchón.

Temujin dijo...

Toda la vida con muebles de supermercado, te mueres y toma caoba, eso si que es filosofía...

marcela dijo...

Temujín, no te mueras que no merece la pena la caoba.
Un abrazo muy inútil.

El intimista secreto dijo...

Estoy de acuerdo en todo menos en la injusta crítica a Warren Buffet, de hecho, si yo tuviera la pasta que él tiene, también hubiera comprado a la empresa de ketchup Heinz: creo firmemente en las virtudes afrodisiacas del tomate.
besitos.

Blue dijo...

Ay, que es el tomate que tomo, jajaja, me has atragantado.
Así que Botín tiene un hermano rebeldín.
Lo mejor de las cosas inútiles es que llenan sin ocupar espacio.
;-)
Besos, Marcela.

marcela dijo...

Intimista no critico el tomate, ese en particular me gusta y una vez leí, que tiene más vitaminas que el natural.
Me ha hecho ilusión verte por aquí. Vives inútil o útil?
Un abrazo.