viernes, 15 de octubre de 2010

productividad, mamoneo y otras cosas españolas


En todas las empresas, organizaciones e incluso clubs deportivos hay personas que utilizan las lisonjas para ganarse la confianza del jefe. Algunos les sirve para trabajar poco y hacer como que hacen mucho. Están siempre ocupadísimos, con lo cual no se les puede pedir que hagan nada. Así que los que van por libres y no son palmeros o propensos al lametón, trabajan por casi todos. Luego están, los que por ese sistema llegan a ser jefes por el sistema de adulación y delación.

Son una especie de relaciones públicas que sonríen mucho, y pueden ser excelentes en esa profesión pero jamás serán buenos directivos. Se hacen con un buen patrimonio y se reproduce, se jubilan y mueren. Dirigir, no dirigieron ni su vida.

Aquí en nuestro país hay mucho sonrisas y poca dirección. En política y en el caso de la "cuota" más, hay muchas que sonríen, fuesen y no hubo nada. No quiero que se me acuse de misoginia, yo que considero que las mujeres deben dirigir todo, absolutamente todo y si son viudas o pobres, más. ¿Para cuando el nobel de economía para una limpiadora emigrante? He visto a muchas sacar adelante, hijos, nietos e incluso ahorrar para que la burbuja financiera les cobrase un piso al precio de cinco.

En éste país;  Egpañaaa,  existen un elevado número de personas según F. San Andrés, experto en RRHH -que no es el grupo sanguíneo- sino esa falacia denominada recursos humanos, aproximadamente un millón de personas que tienen un coeficiente superior al 130 y más de 47.000 con 145, además de 1.600 con más de 160.
¿Y dónde están os preguntaréis? Os voy a contestar "en el paro". No hay oportunidades para éste colectivo y lo digo, porque tengo gente a mi alrededor que está tan preparada que tiene que recoger, reciclar o almacenar basuras. Otro tienen que rebajar sus currículum porque le dicen después de la entrevistas " está Vd. demasiado preparado y eso no es bueno para la empresa" Los empresarios unidos, van a ser todos vencidos, por su propia estupidez.
Ayer el genio de las finanzas que ha llevado a la ruina a una compañía aérea y a una de viajes, y ha dejado en la calle y en la terminal a miles de persona se atrevía a decir en público " para salir de la crisis, es necesario trabajar más ganado menos". Y éste ¿caballero es el Presidente de la Patronal?, puede que lo sea precisamente debido a ese pensamiento de altura.


Conozco un ingeniero de telecomunicaciones, con la carrera en una de las mejores universidades alemanas, que recoge algunas de éstas calabazas. Vale tanto y es tan preparado que ni se cabrea. Hace trabajitos que se tercien, lee, y está pensando en matricularse en la UNED en filosofía. Por lo menos, pensará sobre los temas que nos asolan.

Además éste tipo de personas son tildados de raros porque no se comunican con los demás. ¿Comunican, qué? Si hay cabezas que están siempre ocupadas y no dan ni la señal. En algunos trabajos si no eres como la media y trabajas sin más, parece que generas mal ambiente.
Además hay que estar en las sillas muchísimas horas, para llegar a alcanzar la menor productividad de Europa. Sino es así, bajamos el ranking y no nos conviene dejar de ser los primeros en ná.

En un foro de directivos Antonella Broglia, consejera delegada de Saatchi & Saatchi, una de las mayores empresas de publicidad del mundo -que llegó al cargo por eficaz, no por cuota- se atrevió a decir que  a sus creativos no les exigía ni puntualidad, ni horario, ni corbata, que lo que les pedía era que hiciesen bien el trabajo, para el que les había contratado y que el resto era secundario.
Esa mujer sin duda trabajaba y pensaba, no tenía tiempo para fijarse en cómo iban vestidos o a qué dedican el tiempo libre sus empleados. Resultados, quería resultados.
Saber manejar a las personas preparadas que saben y trabajan es un arte, sólo al alcance de los directivos competentes.
Sólo hay que fijarse en nuestro Gobierno. (si no lo pongo reviento)

9 comentarios:

David dijo...

Qué cierto me parece todo esto... En fin...
Un abrazo, Lola.

Blue dijo...

Dices tantas verdades juntas que ya no sabe una por donde "entrar".
Quizás lo que dices al final sea la raíz de nuestro problema, nadie está en el lugar que le corresponde, ni para bien ni para mal.
Me contaron que en muchas empresas de Alemania los empleados no tienen horario. Se les asigna un trabajo que tienen que hacer en determinado tiempo y ellos se organizan a su gusto. Parecen cosas de otro planeta.
Como dice David...en fin...

Besos.

elintimistasecreto dijo...

Aquí lo importante es el peloteo, o casi. Pero, aparte de eso, también es verdad que no se prepara bien a los futuros ejecutivos en inteligencia social ni emocional. El superingeniero talentudo no me vale de gran cosa en una empresa si carece de inteligencia social, como friky e investigador solitario, sí me vale. No es necesario ser tan listo. Y, joé, es verdad que hay que trabajar con más eficacia. En eso consiste la competitividad. Aquí se trabajan muchas horas, quizás demasiadas, pero no sé si eficazmente. Y no lo digo por el comentario del chorizo ese. Sólo hay darse una vuelta fuera y ver cómo se lo montan en otros paises. Y, ya digo, no es que trabajen más horas.
A lo mejor hablé por hablar, la verdad es que yo no entiendo de esto.

marcela dijo...

Claro, te parece tan cierto porque es una película de la que tú también has sacado entrada.
En fin...Otro abrazo

marcela dijo...

Es que aquí siempre han creído que lo mejor es mandar. Y gracias a eso se ha llegado a un país de ordeno, mando con horario en plaza. Los responsables y trabajadores tienen que estar.
Y a los escaqueadores, lo que les gusta es perder el tiempo y pasar el rato. Así, que todos de 9 a 8 o más y las casas sin atender.
Competencia, competitividad y eficacia, son cosas que no riman con España.
besos Blue.

marcela dijo...

Doy por hecho, que un ingeniero que tenga que organizar una empresa debe saber mandar. Otra cosa es el investigador. Lo malo de aquí, es que al ingeniero le manda el friki político o pelota de turno que ha llegado por el sistema de "lo que tú quieras".
Bueno, es lo que hay.
Hace poco leí que en España el 82% de las personas se colocan por conocidos o influencias y en Noruega un escaso 15%.
Me quedé tan helada como el fiordo de su capital.

Blue dijo...

Exacto, exacto, esa creo que es la raíz del problema, pero lo veo difícil de corregir.

:(

Desclasado dijo...

Aquí, en Eggpañaaaa, la gangrena ya no tiene cura.
Un caso curioso que se da bastante es el de la cadena de mando de a cuál más inútil.
Consiste en lo siguiente: el jefazo máximo ha llegado mamoneando, en realidad no vale y aunque él en sus sueños húmedos se vea a sí mismo como un gran director de masas, sabe de sobra que ha llegado mamoneando y apuñalando a otros mamones.
¿Y qué hace para proteger su no merecido puesto? Pues coloca por debajo de él a gente que le parece inofensiva: personas más burras que él. Gente leal por idiota, no por lealtad noble.
Y estos a su vez saben por lo que están ahí y a su vez colocan por debajo de ellos en la cadena de mando a personas más inútiles que ellas.
En la fase final de cargos intermedios, ya justo antes de llegar al mero peón, se suele preferir colocar gente "que esté en falta", gente "que le deba a la empresa el estar ahí", abundan, pues, en este último tramo de encargadillos, los alcohólicos, acosadores sexuales más o menos disimulados, los analfabetos, los que de pequeños se llevaban todas las hostias en el cole por lo chivatos que eran...
Y llega el choque con los meros peones de hoy día: gente que en su mayoría ha estudiado, que no es tonta y que aprecia en su plenitud el calibre de los fantoches que tiene por arriba de él. El choque es brutal.
Resultado: escaqueo generalizado. Hacer como que se hace y no hacer y hacer lo menos posible. Desencanto, desilusión...

Aplíquese exactamente lo mismo a las mujeres inútiles, con la particularidad de que estas suelen usar sin tapujos el sexo, "zorrear", para ascender.

Más o menos es esto sin entrar en más detalles y sé perfectamente de lo que hablo.

pilar mandl dijo...

¡QUÉ BUENO MARCELA!!!!!! pero que sabia eres...
Y sí, Blue, así es... además pueden elegir las vacaciones trabajando, por ejemplo de lunes a jueves...