lunes, 18 de noviembre de 2013

la ceguera y la parálisis contemporáneas





Se ha hablado del tema de la "humanidad sentada", es decir que, para muchos de nuestros contemporáneos, el cuerpo en la actualidad no sirve para nada. Muchos de nuestros contemporáneos están sentados durante todo el día en el coche y en la oficina. Creo que el cuerpo se convirtió en un elemento importante de nuestras preocupaciones, en la medida en que es cada vez menos utilizado en el desarrollo de la vida cotidiana y de la vida profesional. 
De la cama al coche, del coche a las escaleras mecánicas y de estas a la silla de la oficina. Vivimos sentados y nuestro cuerpo ya no sirve más que para exponerlo y presentarlo. En ese contexto de lo poco utilizado quizás nace el sentimiento de no sentirse bien en el propio pellejo. Y de ahí que necesitándolo de escaparate la mayoría se lo recomponga a golpe de bisturí. La arrugas no existen, las canas tampoco y las piernas van camino de desaparición. Quedarán las manos para los teclados, y un cerebro reducido por falta de oxigenación.
Y unos ojos enormes, grandísimos por mirar mucha televisión, fotos, cine y no ver nada. Ojos asombrados y casi ciegos.
Tenemos nuestras vidas sentadas en las rodillas, y es como si un poeta tuviera el poema sentado y no lo escribiese por miedo que al levantarse, se estrellara contra el suelo.
(Fotografía Man Ray)

6 comentarios:

Miriam Tessore dijo...

muy cierto, soy una de esas personas lamentablemente. Sólo camino 14 cuadras por día, no valoro este envase, no lo cuido, incluso fumo. Y el paso del tiempo es notable en cada caminata, no camino de la misma manera que años atrás, estoy cansada. Es triste. Pero no hago nada para modificar esta situación.
Diría Cahrly García: "Yendo de la cama al living..."

Genín dijo...

Es cierto, pero no hay mas remedio que hacer diariamente ejercicio, aunque solo sea por salud y para quitarnos de encima muchas molestias y hasta dolores por la inanición a que te refieres, además la amenaza de la infame obesidad que será causa de un montón de enfermedades, así que lo dicho, hay que hacer ejercicio, aunque sea el mínimo para no perder el cuerpo e incluso la vida :))
Besos y salud

Maia L.B. dijo...

Impecable.

Blue dijo...

Marcela, tan lúcida que das más miedo que la de la foto.
Con el cuerpo, como con el resto, nos preocupamos solo de la envoltura. Yo también paso demasiado tiempo sentada.
;-)
Besos.

India dijo...

Sirva de broma intento de buen humor... a mí me vino a la mente el Maestro Yoda de StarWars...

En lo literal no me identifico porque no paro quieta, no uso el coche apenas, la cama sí... casi cada noche... el sofá cuenta? a veces me quedo dormida en él... cerrados los ojos aunque quería que hubieran quedado abiertos y grandes, bien abiertos hasta el final de alguna peli... Y siento curiosidad por ver si existe un efecto cuando las canas sean más evidentes y las arrugas... no es por ser quejosa, pero los aspectos de apariencia jovial... no siempre se toman en serio, y oye! a veces mosquea! ;-)

En lo metafórico, imposible no identificarse... casi... si? estamos todos en mayor o menor grado... "aposentados"... esta palabra me gustó tela la primera vez que la leí, ya ves qué tontería...

Foto total...
Beso,

Frankie dijo...

La fotografía da pánico y refleja ese peinado que jamás querríamos que nos hiciera nuestro peluquero. Coincido en ese apalanque general que vivimos, tanto en lo físico como en lo metafórico que señalaba Frau India.. Yo lo combato jugando con saña al que te pillo. Como lo hago solo y con un trayecto regular la gente piensa que tan solo hago footing. Ya, ya...

Besos desapalancándome, Marce querida.