viernes, 25 de octubre de 2013

adivinando el futuro por gustave flaubert



 Llegará un tiempo en que todo el mundo se habrá convertido en “hombre de negocios” (para entonces, gracias a Dios, ya habré muerto). Peor lo pasarán nuestros sobrinos. Las generaciones futuras serán de una tremenda grosería.
Gustave Flaubert. 
Carta a George Sand, 28 de noviembre de 1876.
 (fotografía Robert Frank)

6 comentarios:

Genín dijo...

Si, con estas cosas siempre me acuerdo de mis nietos ya que yo ya estoy caducado, pero trato de no hacerlo, es que si no, se amarga uno a cada rato :)
Besos y salud

Carmela dijo...

Este tipo de fotografias me encantan!!
Yo creo que no, al menos, lo deseo.
Un beso

Blue dijo...

Serán hombres de negocios, venderán nada y querremos comprarla.
Besos, Marcela.

Temujin dijo...

Yo soy hombre de negocio, vendo camiones, que son instrumentos de produccoion. Imagino que los negocios a los que se refiere el autor, son otros.

Gata Chopada dijo...

Ay, Pues yo tengo unos sobrinos maravillosos... ¡todos artistas!

(Y paso de analizar esta enésima coincidencia: hoy me pillé el Madame Bovary de casa mi hermana, para leérmelo. No es cuento no, mira, mira, aquí lo tengo: empieza así: "Nos encontrábamos en clase cuando entró el director, seguido de un nuevo alumno con atavío de aldeano y de un bedel cargado con un gran pupitre." (Vaya, esto promete. Es muy complicado empezar bien una novela)
Besos, Leonarda.

Frankie dijo...

Cierto tipo de hombre de negocios, junto con ciertos negocios, se han convertido en sustancias tóxicas dentro del tejido social. El mercantilismo puede ser un vector de desarrollo pero nunca un fín en sí mismo. Lo malo es que en estos tiempos lo ha contaminado todo. Ya solo aspiro a convertirme en un improductivo feliz y retozón.

Besos.