jueves, 21 de abril de 2011

el amor es lo que importa y hay que implementarlo...

(Dedicado a A.F)
Dentro de mis gurús de cabecera, y los que me siguen ya lo saben, tengo a Lucy Kellaway. Su ironía, su libertad y sentido del humor así como su capacidad para no tomarse el mundo de los negocios en serio, le han elevado a mis altares.Una mujer madura que no usa la palabra "implementar" que no cree que en los consejos de las grandes empresas-pese a estar en varias- que la mujeres en ellos puedan cambiar algo. Así que lo dice, y pasa a convertirse automáticamente, en alguien de la que me gustaría ser amiga.Sus jugosas columnas son sociología brillante y transmiten que existe vida más allá del Financial Times. Hace veinte años que escribe y todavía no la han despedido. Por algo será.

Y he aquí la columna.
“¿Por qué tiene una visión tan negativa sobre las mujeres trabajadoras”, me preguntó la locutora de radio. “Bueno”, respondí. “No la tengo”. Y todo porque yo acababa de escribir una novela en la que la economista jefe de una importante petrolera, dedica más tiempo a preocuparse por el colega del que se ha enamorado que por sus últimas previsiones sobre el precio del petróleo o por las perspectivas para las energías renovables. “No hay duda de que eso no da una visión positiva sobre la mujer trabajadora”, señaló.

Todo lo contrario. No tiene nada que ver con las mujeres trabajadoras sino con la condición humana. El amor desenfrenado y obsesivo distrae más que cualquier previsión sobre el petróleo. Mientras dura, eclipsa todo lo demás.

No pareció muy convencida. Si hubiera pensado un poco más, habría recurrido a Shakespeare en mi defensa y expuesto que no es ninguna coincidencia que no compusiese ningún soneto que comenzase: ¿Debo comparar esta hoja de cálculo con un día de verano?

No es sólo que el amor sea absorbente, es que la mayoría de las cosas importantes en las que se supone que tenemos que pensar a lo largo del día, no son especialmente atractivas. Freud dijo que el amor y el trabajo son los dos pilares de la humanidad. Cuál de los dos se impone y nos despierta a las 3 de la madrugada es algo que depende: a veces es el amor y otras el trabajo. Sin embargo, incluso cuando se trata del trabajo, no son las cosas importantes las que cuentan, sino las más insignificantes.

Trabajo en la industria de la prensa, que está muriendo. ¿Alguna vez me ha quitado el sueño esta idea? No. Su desaparición me interesa a nivel intelectual, pero en el ámbito emocional me resulta bastante indiferente. Soy lo bastante mayor como para que no me importe mucho –me jubilaré con el actual modelo–.

En las tres últimas décadas he visto relativamente impasible cómo mi empresa obtenía beneficios seguidos de pérdidas y después, nuevamente, beneficios. Si esos beneficios o pérdidas me hubieran afectado positiva o negativamente, me habría preocupado. Hubo un momento en el que llegué a preocuparme mucho. Mi empleo parecía correr cierto peligro y colegas a los que quería se marchaban. Por lo demás, no ha sido el caso.

Lo que me inquieta, en cambio, son cosas más nimias: el temperamento de mi jefe, la calidad de mi última columna, y si quedan Maltesers en la máquina expendedora. Puede que no parezca atractivo, pero es completamente normal –y tampoco creo que sea cosa de chicas–.

No es muy razonable pensar que un economista jefe desee el precio del petróleo que más le convenga a su empresa. Lo que esperan es un precio que demuestre que sus últimas previsiones han sido acertadas. Igualmente, los tres hombres que hicieron campaña de forma tan inhumana para ser elegidos primer ministro, no lo hicieron sólo porque les preocupasen los pensionistas y el tamaño del déficit. Lo que querían por encima de todo era conseguir el papel de carta con el membrete del número 10 de Downing Street.

Una de las comedias de la vida laboral es fingir que te preocupan las cosas importantes. Si eres primer ministro tienes que destacar en este punto. Si eres un simple empleado, no es necesario. De hecho, a veces puedes incluso permitirte cierto júbilo cuando las cosas van mal para tu empresa. Después de todo, las malas noticias suelen ser bastante emocionantes.

Cuando entrevisté a Lord Browne hace unos meses, el ex consejero delegado de BP me dijo que el trabajo nunca le había quitado el sueño. Si eres el tipo de persona a la que el trabajo le preocupa demasiado, dijo, nunca deberías ser el consejero delegado de una gran empresa.

Algunos podrían decir que si Lord Brown se hubiera preocupado un poco más, la seguridad de la empresa podría parecer bastante mejor. Pero eso sería un golpe bajo. Coincido con él: lo que debería angustiarnos son los asuntos personales. Resulta irónico que fueran esos motivos personales, los que terminasen provocando su despido.

implementar. RAE

1. tr. Poner en funcionamiento, aplicar métodos, medidas, etc., para llevar algo a cabo.
Palabra que odio y que todo pequeño cerebro dedicado al bussines, repite como mantra para no hacer lo que debiera hacer. Esto es: llevar algo a cabo.

29 comentarios:

emmagunst dijo...

Siempre que me desperté a las 3 de la mañana ha sido por un desequilibrio sentimental o la tos de mi bebé o alguna crisis de angustia existencial. Jamás por mi trabajo.
Lo que importa realmente...trasciende el "de 9 a 17".

(quiero que sea mi amiga esta señora...y mi jefa) :)

besos

Desclasado dijo...

Ya te he leído otras cosas de Lucy, es muy "sana" esta mujer. Como que va directa la grano y sin querer aparentar nada, sin tonterías ni hipocresías.
Me gusta especialmente esto que dice porque pienso que el actual orden dominante de cosas lo que pretende, y le es fundamental para conseguir el dominio pleno, es destruir el amor. Sí, así como suena de cursi, pero lo que digo tiene mucho más calado que los sueños húmedos (lacrimosos o sexuales) de un adolescente entontado.
Destruyendo el amor, no queda más que el egoísmo personal individualista, y esto es terreno abonado, barro moldeable para los que quieren, necesitan gente enfrentada entre ellos para imperar.
No lo van a conseguir jamás; en realidad es la poesía el motor de la humanidad; todos los experimentos sociales que han tratado de extirpar el alma humana y convertir a las personas en puro materialismo, han acabado naufragando de manera estrepitosa.
Pero mientras lo intentan hacen mucho mal: enfrentan hijos contra padres, hijos contra abuelos, mujeres contra hombres, amigos contra amigos... en su intento de acabar con el amor, con la amistad... en su nintento de que no puedas contar con nadie: ni familia, ni pareja afectiva, ni amigos, y estés solo. Solo, débil y desamparado, enfrentado contra todos, inmerso en el odio, no en el amor.
Se van a comer una mierda. Pero en toda guerra hay muertos.

Besos de poetas guerreros.

Blue dijo...

Pocas veces el trabajo me ha quitado el sueño. Una vez que salgo de él cierro las compuertas.
Las del amor y otras pequeñas cosas están siempre abiertas y así cojo estos catarros de muerte.
Lucy siempre lúcida.
;-)
Me encanta esa parejita de la foto. Por separado o juntos.
Besos, Marcela.

Blue dijo...

Y hay otra palabra que odio: Paradigma!!!
;-)

Desclasado dijo...

Ya, Blue: pues que sepas que tú eres el paradigma de como te has implementado en mi alma.

Desclasado dijo...

El paradigma de cómo te has implementado en mi alma que me lleva al paroxismo. Ala.

(Perdona, Marcela, ya me voy).

Blue dijo...

"Este home é o demo".
Un paradigma del guarromanticismo.
Besos por doquier.

Desclasado dijo...

Como me vuelvas a llamar guarromántico te diré lujuriopoética.

India dijo...

Ufff... a mí me despierta cualquier pensamiento por la noche, cualquier cosa que se ha quedado a medio hacer en mi cerebro, sobre lo que sea... el amor se coloca en muchas cosas, quizás eso sea un fallo... quizás el principal fallo, no saber enfocar bien el objetivo el amor...
Achuchones!

Blue dijo...

Cierto, hice una extrapolación (palabra también preciosísisma ;-), cuando en realidad debía haberme centrado en lo intrínseco (Diossss...que me implemento) de tus bellos comentarios.
Marcela, estamos en semana santa. Nos sabrás perdonar.
BICOS.

marcela dijo...

Desclasado, yo siempre acierto en mis elcciones a nivel virtual- de las otras prefiero no hablar-, así que siempre he visto que ers un neorromántico haciendote el lujurioso.
Ese comentarío que me regalas, es una de las cosas que más me han gustado en el último año.
Sé que te molestas porque no estás acostumbrado a los regalos, no al baberío, pero te lo digo :eres un regalo.
y claro al ser sobre amor,Blue y desclasdo se enzarzan en una guerra amorosa.
Besos

Desclasado dijo...

Ya nos han pillao, Blue, Jajajajajaja.

Beso, Marcela, jajaja, se me escapa la risa como un niño guarromántico pillado en falta.

marcela dijo...

Emmagunst, yo trabajaría con Lucy de becaria gratis total. Lo que sabe...
Jamás, jamás, me quito el sueño ningún tema laboral. Soy mujer y ejerzo.
Hay mujeres-pasarelas, feminazis, florero, ejecutivas tigre, caritas de buenas malísimas, y luego están: la mujer, la mujer-mujer y además el desclasado, que lo hago socio de nuestra peña.
besos

marcela dijo...

Blue y otras que me enervan:
optimización
competitividad
cambios estructurales
coyuntura
sostenibley la máxima: estamos haciendo un gran esfuerzo.
No en semana santa, sino en la semana de pasión por eso tenéis que dedicaros a eso.
Besos

Desclasado dijo...

Ahora que te leo lo de las ejecutivas tigre: ¿ya has leído lo de las madres tigre?
Me descojoné: ahora resulta que las madres de toda la vida que han llevado a sus hijos más rectos que un palo, ya no son de Cáceres, de Bilbao, de Logroño... Son chinas y se llaman madres tigre, no madres rectas.
Por si no lo has leído:
(Pincha)
http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Cuidado/madre/tigre/devora/hijos/elpepisoc/20110206elpepisoc_1/Tes

marcela dijo...

Desclasado, al tener tantos blogositos tengo que alimentar muchas bocas. Así, en Partisana publiqué el libro de la pobre escritora criada por madre tigre.
La verdad también, es que conozco muchas madres osito peluche y sus hijos les han salido...
Mitad y mitad, no estaría mal.
pro ya lo decía un amigo mío "hagas lo que hagas, te vas a equivocar"
Besos

Desclasado dijo...

Ah, vale, hace tiempo que no paso por Partisana. Me quedé con este de la Idiota como referencia tuya.

Sí, mitad y mitad no estaría mal. Desde luego con las madres y padres osito de peluche, "lo que haga mi nene está bien hecho", nos está saliendo una cosecha...

Maia dijo...

Hermosa entrada Partisana, estoy hoy de vacaciones de mis vacaciones por un ratito y tras leer los comentario es necesario hacerles un llamado de atención: alguien ha robado el nombre y la foto del Desclasado !! El jamás escribiría que "en realidad es la poesía el motor de la humanidad". El Descla, el nuestro, el verdadero, se confiesa poco entendedor de la lírica (ojoooo con los impostores).


Marcela: el amor importa, claro, pero primero YO tendría que convencerme de que existe (depende del día y la hora) y saber qué es.

Muy interesante esta mujer Marcela.
Disculpa el cinismo, (es que tengo sangre orh -"negativa").
Besos !!!

India dijo...

Ostras, ya sé quién me puede donar entonces si me desangro...

Maia dijo...

India, ahora yo también ;)

Carmela dijo...

Interesante mujer,Marcela,no la conocía.
Yo si me he preocupado por cosas del trabajo, a todas horas, cuándo vivía anestesiada por el trabajo. No dejaba que nada más me distrajera de ello. Cuando desperté, no he vuelto a preocuparme. Aunque a veces llega a preocuparme, lo poco que me preocupa, pero me dura muy poco.

fiorella dijo...

Laurie y Lou, no había visto esta foto de ellos. No conocía a la señora. Como a Blue, salgo de la oficina y dejo atrás todo. Terminología del desamor,del desafecto, implementación de nuevas normas,etc....Descla da en el clavo. Les dejo unos besos y unos abrazos,Uds. implementen el reparto,jajajajaja.

marcela dijo...

Maia creo que mi gruposanguineo es todavía más difícil AB-
No sé si puedo donar o recibir de todos o de nadia. Si me he desangrado ha sido por amor.
Tan mayor, y tan cursi..!
besos

marcela dijo...

Estoy manteniendo el blog a tope, mientras los demás descansan y vacacionean. Estoy robando lectores, aunque luego no sé que hacer con ellos.
Besos a todos.No veo ningún nuevo.

Carmela dijo...

yo te leo

fiorella dijo...

Si por vacaciones se supone no ir a trabajar a la ofi, estoy de vacaciones. Descansar? descanso sin tenerlas igual, leer,escuchar música,charlar con mis hijos,leerte.Un beso

India dijo...

Marcela tú puedes recibir!!!! y recibir!!! y recibir!!!! ;)
Achuchones!!!

Maia, mantengámonos en contacto, nu sea que... jaaaaajajjaa

José Antonio del Pozo dijo...

Hola, Marcela, cómo estás: el artículo que nos pones es sensacional, lleno de ironía ... y de verdad. Cuántas veces nos decimos el trabajo es un medio, el Amor es lo que cuenta, y el intentar ser mejores en lo que nos gusta, el desarrollar más las cualidades más nobles. En fin que te felicito por tu extraordinario buen gusto, que se vé también en los amiguitos que te frecuentan y tan finamente te comentan.
Saludos blogueros, artista

pilar mandl dijo...

Excelente entrada, como siempre Marcela.
El trabajo NUNCA debería quitarnos el sueño...