martes, 13 de julio de 2010

lucy se explica muy bien

Hay artículos que me resultan tan inteligentes, que me hubiera gustado escribirlos. Si yo quisiera ser alguien y teniendo en cuenta que mi nivel de escritura no me permitiría ni de lejos llegar a ser las escritoras que admiro, me hubiera gustado ser una periodista como Lucy Kellaway. Una mujer irónica, suficientemente preparada y sin ideas preconcebidas que escribe en el F.T. y no hace como otras que elevan lo banal, sino que rebaja lo importante, a la altura de cualquiera.

He aquí una muestra sobre la llamada guerra de sexos:

La semana pasada, tras la eliminación de Francia del Mundial y la mala actuación de Inglaterra, recibí un correo electrónico de una firma de consultores de mánagement. El problema, explicaba, era que los entrenadores del equipo actuaban como hombres. Si se hubieran comportado un poco más como mujeres, buscando el consenso y preocupándose, es posible que hubieran convencido a sus jugadores para meter la pelota en la red con bastante más frecuencia.

Los percances del fútbol no son más que la última de una serie de catástrofes de las que se puede culpar al exceso de miembros del género masculino en los cargos de responsabilidad. Cuando quebró Lehman Brothers, muchos dijeron que si se hubiera llamado Lehman Sisters las cosas podrían haber terminado de forma distinta. Lo mismo se expone ahora en el caso de BP: si las mujeres hubieran estado al frente, puede que la seguridad hubiera sido la máxima prioridad y el planeta habría estado más seguro.

Gran parte de todo esto no son más que estupideces, pero con el fútbol, dudo de descartar la idea. El miércoles me alegré en tres ocasiones tras ver a Inglaterra marcar tres tantos consecutivos, hasta que mis compañeros me explicaron que los dos últimos eran repeticiones mostradas desde tres ángulos diferentes.

Aún así, por lo menos sé que los tertulianos tampoco saben de lo que hablan. Algunos decían que Inglaterra necesitaba más pasión. Otros, que menos. Nadie tenía ni la más remota idea sobre cómo funciona realmente la extraña alquimia del fútbol. Pero una cosa está clara. Si el fútbol se volviera más comprensivo y participativo, no resultaría divertido, y los clubes desaparecerían.

Además, los entrenadores ya hacen demasiada gala de su lado femenino –al menos, en lo relativo a su pelo–. El uniforme color marrón del cabello de Fabio Capello y las melenas de intenso color negro de Joachim Löw y Diego Maradona, entrenadores de Alemania y Argentina respectivamente, sugieren que los tres entrenadores son adictos a Grecian 2000. Si fuera su peluquera, les sugeriría que optaran por la honesta masculinidad del gris.

En cuanto a la teoría de que el mundo sería mejor si las mujeres dirigieran los bancos , no consigo encontrarle mucho sentido. Es cierto que hay muchas mujeres a las que no les gusta el riesgo y que recelan de los arriesgados derivados, pero, en cualquier caso, tampoco son la clase de mujeres a las que veríamos trabajar hasta la extenuación en un banco.

El argumento a favor de las mujeres sólo tiene cierto mérito en el caso de BP: Tessa Hayward no habría obtenido mejores resultados que Tony a la hora de introducir sellos de goma en el agujero para contener el vertido, pero no hay duda de que no habría dicho que quería recuperar su vida.

Sólo existe una diferencia clara entre directivos y directivas: las mujeres muestran una seguridad mucho menor en sí mismas y buscan una mayor aprobación, por lo que es menos probable que metan la pata. Cuando se trata de pifias, las mujeres no pueden competir.

La razón de que las mujeres no cometan, relativamente, errores, es que en la mayoría de las ocasiones estos se producen en momentos de descuido. Las mujeres suelen bajar la guardia cuando están con gente de su mismo sexo, y las mujeres poderosas casi siempre están rodeadas de hombres. También se debe a que las mujeres no van por ahí diciendo lo primero que se les pasa por la cabeza.

Puede ser un aspecto negativo a la hora de aspirar a un cargo de responsabilidad, pero teniendo en cuenta que las meteduras de pata son en la actualidad el principal motivo para acabar con una importante carrera, es un rasgo bastante útil a la hora de sobrevivir.

11 comentarios:

Desclasado dijo...

Muy buena. No sé si sus razonamientos serán del todo certeros, pero que bien lo explica, sí, y con que tranquilidad, que no ves mala leche por ningún sitio.

Blue dijo...

¡Que bueno!. Creo recordar que ya habías puesto un artículo suyo hace tiempo. Me encanta.
Si me hablaran de las Lehman Sisters inmediatamente pensaría en unas coristas!!!
Creo que es cierto que las mujeres somos menos seguras, pero esa cualidad que al parecer tienen los hombres les hace tener una mayor capacidad para asumir riesgos que, depende para qué, puede ser bueno. No sé.

Bicos**

David dijo...

A mí no me ha gustado. Pero básicamente es que aparte de las diferencias básicas que veo entre unos y otras o unas y otros, no veo muchas diferencias, la verdad.
Y un directiv@ al servicio de una empresa que ya es fraudulenta y sigue esa política, es un directiv@ al servicio de esa empresa, da igual su sexo, me parece.
En qué post (o blog... supongo que sería aquí) ... ah no... fue aquí .
Esos analistas serían mujeres u hombres, me da lo mismo. Hay igualdad en todo, que la estupidez, la corrupción y la avaricia corren parejas en ambos sexos.

Así que toda su teoría no me convence. Y como no conozco sus escritos, me quedo con los tuyos.

Un abrazo.

Desclasado dijo...

He estado dándole vueltas a este tema y he llegado a la siguiente conclusión: tenemos el gobierno de España con más mujeres en cargos de poder de la historia. Tenemos uno de los peores gobiernos de la historia.
Conclusión: las mujeres inútiles en cargos de poder, nada tienen que envidiar a los hombres inútiles.

elintimistasecreto dijo...

Las mujeres son más constantes: como enemigas te duran toda la vida. También son capaces de llevarte al cielo o al infierno en un pispas por lo que a un hombre le puede parecer un quítame allá esas pajas (entiéndase como frase hecha). Pero, centrándonos en el mundo empresarial, creo que tienen mejores facultades, a igualdad de preparación: aguantan mejor la soledad que el hombre y sin embargo saben ser mucho más comunicativas cuando hace falta.
Nunca me ha importado ni me importaría tener una mujer como jefe, todo lo contrario.
Besetes.

marcela dijo...

El desclasado ha hablado dos veces, así que según dice y es muy cierto le ha gustado Lucy, pero dándole vueltas dice que las mujeres de nuestro desgobierno son tan malas que los hombres. Tiene razón, sin embargo Lucy, afirma que las mujeres poderosas se rodean de hombres, y acabn siendo igual de incompetentes.Añado que en el caso del Presidente él es el único, y trino. Mantengo que de lo que se rodea es de aplaudidoras o palmeras, que lógicamente le deben el cargo + sueldo.
A bote pronto digo: toda mujer sumergida en un cargo a dedo,que no por méritos propios, experimenta un empuje hacia arriba igual a la masa cerebral que desaloja, ja, ja,
Son igual de inútiles.
Mañana, quizás, pudiera ser,que haga un descerebrado análisis del estado de la nación. Sé que no os interesa, pero me libero un poco de mala leche...también puede ser que haga un regalo al comentarista más sagaz, para no quedarme en soledad.
Besos.
A David no le ha gustado, suele ocurrir que no le guste nada de éste blog, pero cómoi es buena gente y casi amigo insiste y me da su apoyo. Cosa que agradezco.Un abrazo
Blue es una fan condicional, y además somos gemelas, asi que suele pasar por aquí y casi siempre me deja un apalauso, que significa cariño y me quedo supersatisfecha.
<Bicos
Y del Intimista sólo tengo que decir que sus comentarios casi siempre superan mis entradas y me gusta mucho lo que dice, y además es muy listo y n o le importa tener a una mujer como jefe.
A mí tampoco, aunque hay algunas....
Abrazos

Desclasado dijo...

¿Y ya no se puede hablar más de Lucy?

(Muy sagaz lo de palmeras...del palmero mayor de Europa. Inútiles todos, pero mientras "inutelean" nos distraen sobre si hombres y mujeres debemos odiarnos y tal... En vez de mandar a hombres y mujeres de la casta política, los palmeros de "los mercados", a mamar gambas a alguna acequia).
(Espero tu entrada del debate de la nación, así no la hago yo y me dedico al amor).
Besos.

marcela dijo...

Desclasado sí, tú habla de "lo único". Ya me gustaría a mi hablar sólo del amor...!
Depende mucho de si le encuentro el punto mala-leche humorístico, porque han dicho cada cosa....

Desclasado dijo...

A retazos me llegaba. Y han dicho cada cosa...

No en el debate, esta mañana en la prensa, han dicho que a la banca 50.000 (cincuenta mil) milloncejos de EUROS, es la ayudita que le va a caer.
Pero ha ganado la roja.

pilar mandl dijo...

Pues amí me pasa eso contigo... tus escritos m eparecen tan inteligentes que me hubiera gustado escribirlos, incluso tus comentarios...
Pero me conformo con leerte (que no es poco) y leer a tus también inteligentes seguidores :-)

"Un beso".

marcela dijo...

Pilar, tengo mucho que aprender. Más que nada paciencia. Ocurre que generalmente manejo el ordenador como un máquina de cosrr. Luego me da pereza pasar el corrector y tampoco tengo ningún interés en que me quede perfecto. Pero bueno, es pura y dura limpieza inmediata de ideas que las pongo a tontas y locas. Un abrazo amiga.