jueves, 22 de julio de 2010

el hombre que tenía demasiado

Hace dos días vi un documental sobre Warren Buffet- el hombre más rico del mundo-, y sinceramente me quedé colgada de ese hombre. Es extravagante, admirable, divertido y además de ser un tiburón de las finanzas atípico, tiene una oficina sin ningún glamour, come todos los días en un café unos chuletones repletos de colesterol, tiene sentido del humor- de hecho en un anuncio de una de sus empresas aparece como Dj y en otro bailando rap- ha donado toda su fortuna unos 25.000 millones de dólares para la lucha contra la pobreza, y el VIH en África.

“¿Cuál ha sido el mejor consejo que te han dado?” le pregunta la entrevistadora. “El poder del amor incondicional”, sorprende Buffet que, lejos de hacer mención a asuntos financieros como era de esperar, echa la vista atrás para recordar las palabras de su padre cuando era niño. “No hay poder en la tierra como el amor incondicional”, asegura, “Todos los padres que consigan transmitir eso a sus hijos a una edad temprana, harán de ellos mejores personas”.

En su caso lo ha hecho. En el documental salieron un hijo y una hija que pensaban que pese a que les había dejado sólo un 1% de su fortuna era un gran padre y que ellos no habían hecho nada para conseguir esa fortuna. Se les veía sin ningún lujo, con un aspecto de ser felices con lo que hacían; uno tocaba el piano y la otra trabajaba en una fundación.

También apareció la faceta más sensible de un Warren Buffet que no se separó de los pies de la cama de su ex-mujer hasta el último momento, en el documental contaba que después de 30 años de casados su mujer decidió irse a vivir a San Francisco. Le dijo "tú pasas el tiempo en la parte de abajo entretenido en tus cosas, y yo en la parte de arriba, así que puedo vivir en otra ciudad y empezar una nueva vida". Lo raro del caso es que cómo seguía queriéndole encargó a su mejor amiga que cuidase de Warren. Ésta se mudó a su casa y contaba el hombre que durante años felicitaban las navidad con un foto de los tres. Al morir su mujer, se volvió a casar con su cuidadora-amiga. Ahora ha decidido donar el 99% de su fortuna a obras benéficas.

De hecho, el oráculo de Omaha es un activo filántropo de Estados Unidos. Son muchos los proyectos en los que participa mano a mano con sus amigos personales, el matrimonio de los Gates. De ello también se ha hablado en la entrevista, principalmente sobre su última iniciativa de lograr convencer a las mayores fortunas del mundo de que donen la mitad de su patrimonio a la caridad. Cómo sabe lo mal que manejan el dinero las instituciones que nunca lo han tenido- véase el caso de Haiti, que no está llegando nada- ha decidido que lo administren los Gates, que no se lo van a quedar. Sabia decisión.

Dejando a un lado aspectos puramente económicos como el déficit de Estados Unidos, la recuperación económica, etc., se declara fiel seguidor de YouTube, donde gasta horas viendo todo tipo de vídeos, desde las sugerencias que aparecen en la apertura de la web, pasando por propuestas de sus amigos hasta vídeos de música.
No obstante, aunque es usuario de Twitter y Facebook, asegura no tener ni iPad ni iPod… “No me presiones, todavía estoy planeando por el siglo XX”, afirma entre risas.
Finalmente, ¿un consejo para inversores de a pie? “Que no escuchen a asesores financieros como yo ni se guíen por la prensa”
Tiene unos principios "Invierte, pero no especules"; "No diversifiques"; "No compres sólo acciones, sé propietario"; "Emplea el capital con eficacia"; "No te endeudes"; "Haz amigos"; "Aprende a influir sobre la gente"; "Piensa con independencia"; "Rompe tus propias normas"; "Dona dinero". Es el particularísimo decálogo que ha seguido al pie de la letra desde hace más de seis décadas el octogenario Warren Buffett: el "hombre más rico del mundo".

Cuando hace donaciones multimillonarias, se asegura de que su nombre y apellidos no salga asociado como "pago" por su generosidad; según él, el nombre del donante es lo de menos: "el dinero lo voy a donar de todos modos", asegura.

En los presentes tiempos de crisis económica en que muchos acusan a los especuladores y al culto al dinero rápido como responsables del desastre, el reportaje explica que hay inversores como Buffett cuyas prácticas se basan precisamente en lo contrario: trabajo, inteligencia, honradez, sentido común y aunque esto no sea un ingrediente indispensable- extravagancia.

Sé que parece un cuento de navidad pero la realidad es que donar la pasta, la ha donado. Hay veces que me encanta E.E.U.U.- muchas veces-, hace unos años Buffet y Gates y otros ricos de los de las listas Forbes, pagaron un anuncio en el The New York Times en que solicitaban al gobierno que no suprimiera el pago por impuestos de herencia.

Increíble pero cierto.

11 comentarios:

David dijo...

Me ha encantado este post, Marcela.
Pero (sí, parece que siempre pongo un pero)... Lo de que ahora todos los ricos sean filántropos y las estrellas de rock "mesías"... No sé...
Quiero decir, Bill Gates... leí hace años lo de su casita, lo de Leonardo...
Aquí me han llamado la atención dos cosas (bueno, bastantes más, pero esas sobre todo). Lo de la cuidadora-amiga con aprobación de la esposa y la aceptación de la herencia de los hijos (pero es que ese 1% será algo que vamos, ya me gustaría a mí).
En fin, de todas formas... Mi mujer dice que yo asocio la riqueza al latrocinio y la pobreza a lo peor. Que cuando me pidió un adjetivo para rico dije "ladrón" y otro para pobre solté "miserable"... Y que por eso jamás haré una fortuna (ja,ja).
Lo que quiero decir es que ahora donará todo ese dinero, pero para haberlo acumulado durante tantos años, me da a mí que no todos sus negocios o actuaciones han sido "honradas". El documental se centra en su figura. Me gustaría saber las vidas de los curritos que trabajan en sus fábricas. A lo mejor no tendría tanto para donar a obras de caridad si hubiera "repartido" mejor el dinero entre toda la gente que curraba en sus empresas. Pero bueno, esto no es poner pegas a un texto que me ha gustado, no te equivoques, sino... bueno, no sé, creo que me entiendes... El mundo no va a cambiar...

Un abrazo.

David dijo...

Por otra parte, ya sé que no es el típico tío que no tenía fábricas, sino propiedades (lo que recomendaba), acciones... No sé.. con esa fortuna tendría de todo.
Cuando digo curritos, extiéndolo a todo el personal que estaba relacionado con su fortuna de una forma u otra (altos directivos y no tan altos).

Desclasado dijo...

Alegra ver que entre tanta mezquindad aún hay seres humanos.
Ahora, a los seres humanos se les llama "extravagantes", como los violines esos...

elintimistasecreto dijo...

Seguro que podemos criticar que hay oscuridades en el pasado de ese hombre y que quizás haya llegado a la conclusión de que no puede llevarse el dinero a la tumba, etc, etc. Me da igual. Lo importante, al final, son los hechos. Y los hechos es que va a ayudar a un montón de gente; gente que no es que pase apuros para pagar la hipoteca, es que se muere de hambre ..o de SIDA. Por eso, ojalá, hubiera muchos magnates como Buffet que hicieran lo mismo. Este perro mundo sería un poco mejor.
Magnífica entrada, Marcela.

Noemí Pastor dijo...

Si el dinero no sirve para comprar la libertad, no sirve para nada.

David dijo...

elintimistasecreto tiene razón.

Alicia dijo...

No he visto el documental y me ha encantado leerte. Volveré por aquí si no te importa. Un saludo

marcela dijo...

Noemí, estoy totalmente de acuerdo, sin embargo courre que la mayoría que lo tiene son esclavos del dinero y viven para él. Siempre he creído, que lo que puede comprar son dos de las cosas que más me interesan: espacio y tiempo.También sirve para hacer felices a los que te rodean, y para ayudar.
Por eso Buffet me parece un hombre que lo que me interesa de él es su decisión final. Devolverlo, y hacer algo importante.
Un saludo

marcela dijo...

Intimista siempre das en el clavo. me gusta que apostilles las entradillas, porque aprendo. Ójala hubiera muchos...
Seguro que estás en una buena sombra.
Un abrazo

marcela dijo...

Alicia, encantada de que pasases por aquí. Una hace las cosas para que las vean, y si hay`perdsonas a las que gustan...miel sobre pan.

Blue dijo...

Siempre que los ricos hacen donaciones me da un poco repelús porque pienso que muchos lo hacen para calmar sus conciencias, pero si, como en este caso, donan el 99% tengo que creérmelo. Estas cosas solo pasan en EEUU. Digno de alabar.

Besos.