miércoles, 3 de febrero de 2010

tomar medidas sin metro


Como tomar medidas en las alturas cansa, parece que se va a empezar a tomar por los más bajos. Y así hay algunas medidas que ya dan idea a quienes afectarán. Anuncian que hay que aumentar la competitividad y rebajar salarios.

En éste país hay muchos jóvenes que no llegan a los famosos 1.000 euros, que deben oír ésto y les suena a una canción de los cuarenta principales.

Los jóvenes pasan, y a los políticos les viene muy bien, muchos de nosotros ya hemos oído ésta canción y nos refugiamos en otras que de verdad nos ponen más. Y hay un número elevado que dicen "todos son iguales, y siempre ha sido así".

A los padres de la patria les viene estupendo. No cuestionar, no molestar. Nosotros a lo nuestro. Y lo de ellos es,- por poner un ejemplo-, que en un momento de crisis impresionante llevan -hoy se cumplen- cuarenta y ocho días de vacaciones. Si, han leído bien:48 días, desde antes de navidad.

Las ayudas a jóvenes emprendedores son meras ocurrencias que en la práctica existen muy poquitas. Hay que hacer colas, presentar infinidad de papeles, presentar proyectos, fotografías del perro, y cuando ya has perdido la energía en esa maravilla que es la "ventanilla española", si te quedan ganas y abres el pequeño negocio tendrán que esperar dos o tres años para que te den el 10% de lo que solicitaste. Basado en un caso real.

Los diputados-mamá yo quiero ser diputada- después de pasar penurias votando lo que les dicen, viajar con gratis total, tener asistente, y patalear en el congreso cuando hablan los contrarios, si han tenido una vida laboral de siete años se jubilan con el total totalísimo, tenga la edad que tengan. Hay algunos que se pueden jubilar incluso con menos de 40 años.

Yo sé que todo el mundo sabe éstas cosas, lo que ocurre que yo las repito porque creo en la repetición como forma artística: 48 días de vacaciones, son 48 días, son 48 días. (al estilo literario Gertrud Stein, la de la rosa)

Ahora les anuncio otra forma de ahorrar japonesa, que también va a afectar a los de abajo, ahora que podíamos viajar puesto que no había que pedir permiso en el trabajo y comprábamos billetes de 10 euros.
Ya que estábamos parados, por lo menos no estarnos quietos.

“La aerolínea japonesa All Nippon Airways (ANA) experimenta desde el 1 de octubre una nueva manera de economizar combustible en sus aparatos, pidiendo a los pasajeros que orinen antes de embarcar, para reducir el peso de sus vejigas y por lo tanto el del avión al despegue.

(Serán vuelos cortos, para pasajeros que no tengan cistitis, ni problemas de próstata, y en vuelos de corta duración, digo yo)

(Imagen "Un día perfecto", de Maurizio Cattelan)




11 comentarios:

pilar mandl dijo...

¡Eres alucinante! hay que ver con qué profesionalidad enlazas noticias y con qué gracia las cuentas.

Cierto lo de las ayudas a jóvenes que nos "venden" tan bonito. Mientras en otros países hacen bajar la lista del paro dando facilidades a los jóvenes emprendedores aqui... tú lo has explicado muy bien.

ANA. supongo que no venderán bebidas en el avión.

marcela dijo...

Si hay que contar...se cuenta, y si hay que ir, se va.
No sé a donde pero hay que ir.
Pilar, estamos en ello.

J dijo...

Todo un desvarío, no dejes nunca de decir lo que piensas, de repetirlo mil veces hasta que arreglen las cosas, le pese al que le pese, ahhhh y que sepas que mi voz estará siempre junto a la tuya...

Besos comprometidos.

Blue dijo...

También nos podrían poner a dieta un mes antes de embarcar, por ejemplo. Increíble.

Besos, Marcela.

YOU CAN (a ver si a fuerza de repetírtelo lo crees, ja, ja)

TSI-NA-PAH dijo...

A una maiga la pusimos igual que en la foto durante una fiesta!!!.El mundo esta locamente imbecil, hace tiempo que paso de el y sus dirigentes.
un abrazo

David dijo...

Ay! Sí. Es una canción de éxito que ya ha sonado, pero tu la interpretas muy bien (ja,ja). De hecho, me quedo con tu versión.
Siempre me ha alucinado que las agencias de viaje hicieran regalos de viajes, cruceros y demás a gente que se lo podía permitir (políticos, empresarios) mientras que el resto de los mortales tiene que endeudarse para irse de vacaciones. Si es que no hay como ser rico para que te regalen cosas, es el pobre el que tiene que pagarlas.
Me encanta la cita de no recuerdo quién que decía: "En el antiguo Oeste los ladrones robaban los bancos. Ahora los dirigen." Un saludo.

elintimistasecreto dijo...

Lo del "opio del pueblo", interpretado en el sentido de dar a las masas elementos para que estén distraídas o resignadas, es un invento que viene de antiguo. Por ceñirnos a ejemplos recientes en la literatura, podemos citar a Karl Marx o a Aldous Huxley. Para Marx, la religión es el opio del pueblo. Huxley, en su novela "Un mundo feliz" describe una sociedad idílica en que todos toman una droga llamada "soma" y tan contentos. Contentos en una sociedad en que no hay tristeza ni ansiedad; pero tampoco diversidad de opinión, ni pensamiento, ni arte ni literatura.
En nuestro país, se decía que Franco ponía mucho futbol y toros para que la gente no pensara. Hoy, lo de los toros tiene bastantes opositores, pero se pueden inventar otras cosas. Además de futbol a todo gas, es posible televisar "reality shows" cada vez más atrevidos, que es lo que le gusta a la gente. Sobre todo los de contenido erótico-contencioso, por así llamar al fulaneo.
Un ejemplo: programa titulado "Cuéntame cómo se lo montaban", con un recorrido desde las cuevas prehistóricas hasta los aseos del bar de copas, pasando por los asientos del seat 600. La serie sería del tipo Canal Historia.
Otro buen ejemplo, sería "Atrévete", en el que el protagonista revelara cuáles han sido sus fantasías sexuales más perversas. Puede, incluso, que alguien llegara batir record de audiencia confesando que ha experimentado "Politicofilia", la más horrenda de las desviaciones sexuales, que consiste en imaginarse haciéndolo con un político.
Una vez asegurado el embobamiento de la masa, es posible convencerles virtualmente de casi cualquier cosa. Aludiendo al ejemplo citado en el post de hacer orinar a los pasajeros antes de subir en un avión, se me ocurre otra medida adicional para aumentar la capacidad de carga: una hora antes de embarcar se obligaría al personal a aplicarse vía rectal 250 ml de Enema Cassen. Tras la lavativa, una considerable cantidad de masas fecales se quedaría en tierra, con el consecuente ahorro de combustible de avión.

marcela dijo...

Queridos todos, Mejoráiss hasta tal punto los posts, que voy a tener que editar un blogperiódico
- en papel reciclado-, para que quede constancia del nivel que alcanzan las noticias en la blogesfera.
Pasaremos al papel, para reciclarlo en la compañía aérea nipona.
Gracias. Nuestro presidente lleva varios años en "Un mundo feliz".

marcela dijo...

Me molesta sobremanera lo de los 48días de vacaciones, no lo echeís en saco roto...

Blue dijo...

¿Solo 48 días? Yo pensé que estaban todo el año.

Besos.

Tengo miedo a una pesadilla polilicofílica (no sé donde ponerle el acento) esta noche...

marcela dijo...

Blue, si tienes esa pesadilla te prohibiré la entreda en éste pequeño blog, no vaya a ser que con mis comentarios te haya inducido a ello.
Todo va a pero, y el personal no sé en que cueva está que no oye.
Yo tengo sueños humedos con varios, y ya no te digo con ellas....Son planetarios, es decir de otro planeta.