miércoles, 10 de septiembre de 2014

El terror del aquel 11 de setiembre




"El terrorismo es una cosa de este mundo, y sus causas, efectos y consecuencias deben ser entendidos dentro de un contexto histórico y político", recalcó Andreas Behnke, profesor de la Universidad de Reading, en un intento por contrarrestar la despolitización del fenómeno y la invocación de una metafísica del bien y del mal para explicarlo.
Aquel día no se nos olvidará nunca. Mi madre gravísima en el hospital, la televisión retransmite unas imágenes que vi como una publicidad de la película típica de catástrofes. El móvil que suena, una amiga que ya no es. Pregunta
¿lo estas viendo? Yo: si, qué pasa...

Era el 11 de Setiembre de 2001.Lo luminoso del verano y se volvió más oscuro  que el otoño anunciado. El día se repetía una y otra vez, incluso por la noche.

(fotografía Hiroshi Sugimoto)

6 comentarios:

Genín dijo...

Que barbaridad, como pasa el tiempo, afortunadamente, hoy, si no es por ti, ni me acordaba...
Yo lo escuché en la radio cuando se hablaba todavía de un accidente con una avioneta, sin saber muy bien que era, puse la tele y no me podía creer lo que veía, lo estaban retransmitiendo en directo, la gente saltando y de pronto el impacto del segundo avión, me quedé anonadado, sin saber que pasaba, no podía creer que fuera realidad lo que estaba viendo, y tardé en creerlo, después el derrumbe de las torres, parece que fue ayer y fíjate los años que han pasado ya...
Besos y salud

Temujin dijo...

¿Que hubiera pasado sin que hubiese TV para retransmitirlo , me pregunto yo?

marcela dijo...

Temujin, es un supuesto que al no conocer un mundo sin televisión, no puedo contestar. Las imágenes fueron tan espectaculares que las veía una y otra vez y las sigo mirando. Por otro lado,
hubieran sido retransmitidas por radio y podíamos haber pensado que alguien imitaba a Orson Welles. Un beso.

Blue dijo...

Lo recuerdo muy bien. Era ver y no creer, y todavía lo es ahora.
Creo que ya lo conté aquí. La mayor tenía casi tres años y al ver que no la atendíamos y no sacábamos la vista del televisor, fue a por una toalla y la puso encima tapando la pantalla, jaja.

Besos, Marcela.

marcela dijo...

Blue, claro que nos acordamos, y lo de tu niña fue intentar devolveros a la realidad desde la casi irrealidad. Un beso.

Frankie dijo...

Este comentario último de marcela me ha encantado. Aunque sea un hecho histórico y que destaque tanto en nuestros recuerdos le presta un aura de irrealidad a nuestras vidas, porque las mismas tienen -y necesitan- una dimensión eminentemente humana y comprensible.
A mí me intentaron robar el coche ese día, por cierto, y los pillé infraganti, con el consiguiente susto.

Mas besos, marcela.