martes, 24 de junio de 2014

Simone Veil: el trabajo no como finalidad



En en el trabajo hay un elemento irreductible de servidumbre desde el momento en que está gobernado por la necesidad y no por la finalidad. Es decir, se realiza a causa de una necesidad, ya sea la de ganarse la vida o la de generar valor, y en consecuencia es una pena, pues no tiene objeto fuera de sí mismo, no se realiza con vistas a un bien.
La idea de una necesidad como único estímulo de la acción nos proporciona la idea de un mundo completamente indiferente a nuestros deseos, pues es un mundo en que lo real y lo necesario son la misma cosa. Sin embargo, en la realidad caben más cosas que la necesidad, ya que de lo contrario seríamos individuos determinados e incluso predeterminados por nuestros recursos, cuando obviamente es posible crear esos mismos recursos o incluso inventarlos, por no hablar de la capacidad de vivir al margen de ellos.
Pero aun en el mejor de los casos, en el de un trabajo más digno, más justo, más creativo, hay siempre un elemento de desgracia esencial que ninguna enmienda a la realidad laboral, ninguna revolución, ninguna conmoción social que trate de alterar el statu quo puede suprimir. El origen de la desgracia no es social. Es espiritual. Y lo espiritual debe estar contenido en el trabajo, no fuera de él a modo de equilibrio o compensación:
"Todo el mundo repite que sufrimos de un desequilibrio debido a un desarrollo puramente material de la técnica. El desequilibrio no puede ser reparado más que por un desarrollo espiritual en el mismo dominio, es decir, en el dominio del trabajo.".
La compra del trabajo servil con compensaciones salariales es socialmente humillante y rebaja la condición moral de todos los que la aceptan. Contra ello ha de sublevarse el ser entero y apoyarse en las necesidades del alma, que para cada cual se constituyen como la exigencia de un bien absoluto. Así mismo debe ser rechazado todo lo que en el trabajo mata en el alma la facultad que constituye en ella la raíz misma de toda vocación sobrenatural. Conclusión: el tipo de trabajo contemporáneo debe ser suprimido en su totalidad.
(Simón Veil)

(Quizás parezca un poco estúpido copiar este texto de Veil, en un momento en el que trabajó se vive como el bien más preciado, pero creo que el ser humano debe tener derecho a habitar y alimentarse mínimamente  a cargo de los impuestos y recaudaciones de aquellos que trabajan y de los que además disfrutan haciéndolo.)

10 comentarios:

Genín dijo...

Yo es que actualmente no tengo tiempo para trabajar... :)
Besos y salud

marcela dijo...

Me pasa lo mismo, limpió mi casita lan,laran,larita.tienes que explicarme un día y si tienes teléfono te llamo, como es vivir en el ranchito.
Besos y salud.

V dijo...

Está muy bien lo de Simone Veil. Pero tb sepuede acudir a la sabiduría popular. Una vecina mía dice que el agua es malísima, que sólo hay que ver como deja la madera.
y que el trabajo no puede ser bueno, que por eso lo pagan...un abrazo

Belén Be dijo...

Buenísimo, y tristísimo a la vez

marcela dijo...

V, si yo siempre he pensado que el trabajo cansa. Y por otro lado no hay nada más satisfactorio para mi que hacer trabajos inútiles. Besos.

marcela dijo...

Belén, es verdad que es muy tristes estar sometidos la mayor parte de nuestra vida a trabajos que para lo único que nos sirven es para pagar cosas que necesitamos, y dejarnos la vida en ello. Y las ilusiones, y eso la mayoría de las personas.
Un abrazo.

Blue dijo...

Asunto complicado, porque hasta el trabajo más bonito y creativo acaba por hacerse rutinario.
En fin, para eso están las aficiones, los blogs, jajaja, este es un trabajo por el que si nos pagaran igual lo dejábamos.
Besos, Marcela.

marcela dijo...

Blue, estoy segura que lo hacemos porque es inútil.

Temujin dijo...

Y lo malo es que encima el mal tranbajo genera pobreza y la extiende.

InmaCR dijo...

Como dijo Silvio y Sacramento.

Al sur de la gran bretaña yo me siento acomodado
la vida se me pasa pero yo aqui me he quedado
como tonto como sabio, yo no nó no lo cambio
aunque solo de milagro me mantenga
somos victimas propicias de una antigua maldicion
hemos de ganar el pan con el propio sudor
menos mal que akí en Sevilla la vida tengo ganada
porque con tanto calor sudo aunque no haga nada
corococó oooh
hay mas sureños
se reproducen mas
hay mas sureños
se nota en el compàs
hay mas sureños
habemos muchos mas
sureños del norte al sur