lunes, 3 de mayo de 2010

despedida de félix de azúa

Han sido tres años y medio, si no me descuento, los que he pasado junto a mis estimados lectores de El Periódico de Cataluña. Tras un repaso a las viejas columnas, me he percatado de lo mucho que ha cambiado, no sólo el país, sino el aire social que respiramos en común. Hace cuatro años la amenaza de ruina era tan sólo eso, una amenaza, de manera que el presidente Zapatero se podía permitir, con su habitual desenvoltura, acusar de antipatriotas a quienes hablaban de crisis económica.
Esa fue la expresión que empleó. Tres años más tarde la ruina es absoluta y a día de hoy los más optimistas hablan de "recuperación" dentro de seis años. Seis años de política española son un siglo. Del actual elenco dramático, Zapatero, Rajoy, Montilla, Carod, no quedará nadie. Las quiebras traen cambios lentos, pero inevitables. El cuadro de actores que nos representa es de escasa calidad y será sustituido, quizás por chulos tipo Chavez, pero con un poco de suerte por gente sensata, esos técnicos que tanta falta hacen y que han sido despreciados por políticos ebrios de ideología. No hay nada peor que un político cargado de ideología y sin educación.
La ruina ha ido oscureciendo la vida en común hasta el punto de que la próxima campaña electoral está derivando nada menos que en un simulacro de guerra civil. De un lado los insensatos que usurpan el nombre del socialismo, del otro los corruptos que dicen ser populares. Ambos puro monigote, títeres sin cabeza, una densa necedad que pagaremos muy caro. En el caso catalán las cosas son aún peores y no merece la pena ni mencionarlas. Bastaba con leer los titulares de la prensa catalana tras la consulta independentista. No soy adulador, pero debo decir que el único diario que tituló con respeto de la verdad ("Pinchazo soberanista", decía) fue éste en el que escribo. Todos los demás mentían de un modo tan estúpido que uno se daba cuenta de que los editores consideran a sus lectores unos perfectos idiotas.
El estropicio es ya casi insalvable. Como he dicho otras veces, la deriva de España hacia el modelo italiano se acelera. En Italia votar es obligatorio y no se nota el hartazgo de los civiles, pero aquí falta ya muy poco para que la abstención iguale al número de votantes. Da lo mismo, porque los políticos seguirán llenándose la boca con palabras que nunca han entendido como "democracia", "nación" o "libertad". Y no las han entendido porque nuestra clase política no es demócrata. No tiene ni la menor idea de qué quiere decir "democracia". Por eso no respetan a los partidos adversos sino que se empeñan en triturarlos y no creen estar en el poder para resolver los problemas de la gente sino para creárselos porque así lo exige la Causa. Sólo trabajan para su propio partido, como los empleados japoneses trabajaban para su empresa y la yakuza asociada. Así le ha ido al Japón.

El deterioro es supino. Ver cómo Montilla, un gris escalador de la burocracia de partido, condecora a los fiscales que calumnian a sus propios colegas de tribunales superiores es una imagen que remite a los tiempos de Franco cuando la lealtad al Régimen era lo único que contaba. Porque la desdicha es que este país ha regresado a su ser ancestral. La ruina económica nos está devolviendo al lugar de siempre en el tercer mundo. La ruina moral nos devuelve al escenario de toda la vida, el esperpento, la pornografía política, la canallada.

El sueño ha durado unos años, digamos que de 1982 a más o menos el cambio de siglo. Durante veinte años parecía que España podía convertirse en un país europeo. La gente olvidó los delirios señoritiles del desprecio al trabajo y, con la excepción de los liberados sindicales, comenzó a tomarse en serio la vida. De pronto ya no daba vergüenza trabajar e incluso querer trabajar más horas o más días.

Los fondos europeos y una ola de optimismo que ilusionó a los españoles lograron un despegue prodigioso, mientras en el terreno político, con jefes de gobierno adultos como Suárez, González o Aznar, los adversarios no eran enemigos. La oposición podía ser dura, pero no era una chusma despreciable. La diversidad de ideas y opiniones, como en Europa, mantenía viva la libertad.

En la actualidad la libertad es una excusa para sacar las navajas. Este ambiente tabernario, que a mi modo de ver repugna a casi todo el mundo menos a los partidos políticos y a aquellos que viven de sus privilegios y subvenciones, tiene aspecto de ser duradero. No me imagino yo a los actuales padres de la patria preocupándose por los votantes, esos parias que han venido al mundo para pagar sus sueldos, viajes, negocios, comidas, amantes, coches, parientes, sobornos y trajes.

En estas circunstancias, la verdad, es inútil tratar de influir en la vida pública, así que me voy a los cuarteles de invierno a ver si logro hacer algo de provecho. Mil gracias por su atención y por su amabilidad. (Félix de Azúa)

Hoy se despide un hombre libre y ético. Su melancolía me contagia. Si los que saben y piensan se van. Los que no pensamos ¿ que hacer que diría Lenin?
(Obra de Ron Mueck)

11 comentarios:

Le poinçonneur dijo...

Lo he leído hace un rato.

Cortante Azúa.

Blue dijo...

Pues ese poco de suerte que aparezca por donde sea.
La idea de que estuvimos 20 años en un sueño me aterra, pero quizás tengan razón esos que dicen que todavía no hemos pasado la transición. Todo parece indicar que estamos en el principio o, lo que es peor, todavía unos pasos atrás.
Suerte los que se pueden retirar...Los demás estamos en pelotas como el gigante de la foto.

Besos, Marcela.

marcela dijo...

Blue, es impensable que en cualquier país civilizado se atrevan a salir los llamados "líderes" a decir semejantes estupideces.Seguidas y continuadas.
Mari Tere vestida de gala dice que los 10.000 que vamos aprestar a Grecia no nos cuestan nada. La Salgado afirma que estamos preparados y lists para hacerlo.
Es la casa de la trola, pienso que cuando se han puesto tan rápidos a ayudar es por "si das, quizás te den".
Ni sirve a Grecia, ni aquí nos libramos.
No ha hecho más que empezar...
Un abrazo muy preocupado desde hace mucho tiempo.

pilar mandl dijo...

¡Buenísimo!
Snifff

pilar mandl dijo...

Esta escultura de Mueck también hubiera ido bien en la entrada anterior... la perdida... ¿POR QUÉ? castigado en un rincón y avergonzado...
:-)

Desclasado dijo...

Los que piensan se van, los que actúan están cohibidos porque la acción está mal vista, nos quedan los que ni piensan ni actúan. Nos queda la basura de la clase política que mantenemos.
Esto se va al garete y ni siquiera fue especialmente bonito mientras duró.

marcela dijo...

Desclasado siempre nos quedará París. Y eso si no arde.
Se va al garete..
Siempre pensé que es inmensa la tontería, y pocos los minifestantes.
¿Por cierto que hacías en la mani, aparte de pasearte...?
Aquí en Madrid gritaban que la culpable era Merkel y los especuladores.
Más o menos para Julio, se habrá ido al carajo.

marcela dijo...

Pilar, que no se perdió, la quité porque era mía.
¿por qué le llamas perdida, cuando quieres decir horrorosa?

Desclasado dijo...

En la mani tontear, no había nada mejor que hacer, creo.
Los culpables somos nosotros, todos. Los especuladores y la Merkel hacen lo que les permitimos hacer, cuando no les aplaudimos.
Julio lo veo pronto, pero la verdad es que la aceleración es vertiginosa.
Nos quedará la casita esa que ibas buscando hace un par de semanas. Y cuando venga el registrador de la propiedad ¡qué corra la sangre!

marcela dijo...

Hace tiempo dije en éste cúmulo de sabiduría sin ortografía, que es la idiota cosas como:
1.- No podían arreglar nada los mismos que lo habían jodido. (políticos)
2.-Los reguladores no regulan porque los que tienen que fiscalizarlos (bancos centrales y gobiernos), no lo hacen.
3.- Los auditores son unas empresas con unos despachos alucinantes, que cobran millones de las empresas, para que no detecten las trampas. Y, no las detectan.
4.- El sistema financiero español no tiene puesto al día sus balances. Y lo veremos.
5.- El mayor banquero atiende al definitorio nombre de botín.
6.- La crisis más gorda es ahora mismo la española, pero toda la UE está metida en un buen fragao.
7.- Las deudas son millonarias por no multiplicar por 166. Si hubiesen multiplicado, ¿tú crees que una empresa española llegaría a endeudarse por 11.000.000 millones? !de euros!.
8.- Estamos en el final del capitalismo. Tardará en caer pero es el principio.
9.- La crisis es moral, ética, política, democrática, estética más que económica.
10.- Algo tiene el dinero cundo los que lo atacan lo cuidad tanto.
La idiota ha hablado.

Desclasado dijo...

Poco puedo añadir grosso modo, si acaso matices fino modo.