jueves, 23 de enero de 2014

mentiras, grandes mentiras y estadísticas.




Lo bueno de internet es que así como puedes encontrar cosas útiles, la mayoría de las ocasiones se publican verdaderas idioteces para evitar cualquier atisbo de pensamiento.
Lo friki arrasa, miren sino esta estadística que seguramente será de alguna Universidad de Minesotta o Louisiana. Y cuando acaben, piensen por un momento lo carísimos que son los dentistas y se darán cuenta de que lo hacen por pura desesperación. Cobran, pero sufren por hacerlo.

Todo trabajo tiene sus pros y sus contras. En muchos casos una alta remuneración no compensa los infortunios que exige y en otros la flexibilidad y libertad del mismo no compensan su baja remuneración. La posiciones de fama farándula en general se ven muy vinculados con el suicidio o “muerte accidental” como le llaman a veces.  Pero en general es complejo y difícil de encontrar datos sobre suicidio laboral.
Sin embargo, el estadístico Steven Stack  de la universidad Wayne State ha convertido el suicidio en su especialidad.
Recopilando la información de su extensa colección de trabajos científicos se puede generar una lista de los 13 trabajos potencialmente más propensos al suicidio. Es decir, por sobre la tasa promedio.

Es importante notar que no se está estratificando por factores demográficos y en su mayoría estamos hablando de datos en los Estados Unidos. Por ejemplo, los hombres tienen 4 veces más probabilidades de cometer suicidio que las mujeres y un hombre blanco 2 veces más probabilidades de suicidarse que uno de color.Cada uno de los está grupos está numerado con un un coeficiente mayor que 1 que indica cuantas veces más probable es que ese grupo de personas cometa suicidio con respecto al promedio de la población. 

Según estudios tenemos:
En el lugar número 13 se encuentra al obrero semi calificado o no calificado con un coeficiente de 1.46.
El obrero calificado y el operador de maquinaria suben al lugar número 12 con un valor de 1.63.
Los científicos y matemáticos en el lugar 11 con un coeficiente de 1.85.
Los  comediantes y otros actores de las tablas obtienen el lugar 10 con un 1.9.
Los médicos suben a un coeficiente de 1.94 llegando así a la posición número 9.
En el número 8 se colocan los carpinteros con un valor de nada menos que 2.
Los pintores, escultores y artistas obtienen el lugar número 7 con un coeficiente de 2.12.
Los fotógrafos logran el sexto lugar con un factor de nada menos que un 2.5.
Los autores (escritores por ejemplo) están en el lugar número 5 con un valor de 2.6.
Los bailarines llegan con su danza el lugar número 4 con un coeficiente de 2.67.
Los actores y los músicos inesperadamente no obtienen el primer lugar sino el tercero para los actores con un 2.8 y el segundo para los músicos con un 3.6.
Para el primer lugar obtenemos sorprendentemente (al menos para el que escribe) a los dentistas con un impresionante coeficiente de 5.45.

Así que ya saben, las Facultades de Odontología y los Conservatorios son lugares que no hay que ni pisar.

5 comentarios:

Genín dijo...

Nunca me gustaron, los pisaba por obligación :)
Besos y salud

marcela dijo...

Genín es verdad hay sitios a los que vamos únicamente por obligación.
Besos y salud.

Blue dijo...

Será porque todos los días ven caras desagradables, jaja.
También me sorprenden los carpinteros. A mi siempre me parece que en ese tipo de trabajos que son manuales la gente es casi feliz...

Besos, Marcela.

Frankie dijo...

Imagino que los dentistas suicidados aportarán cadáveres con una dentadura totalmente homologada. Aunque nunca se sabe, en casa del palo cuchara de herrero ¿no?

Besitos, campeona de las estadísticas.

Temujin dijo...

Que se den prisa en suicidarse que dentro de poco le pondrán alguna tasa..